Entrega

Mi pubis erecto
profanó tus mieses
y tus senos turgentes
presionaron mi pecho.
Te abracé,
y tus manos recorrieron mi dorso.
Te besé,
Y la fiebre del amor
invadió nuestros cuerpos.
Aquella noche, cohabitamos.

Fernando de la Luz